Skip to content

Sin Rumbo Cierto.

enero 3, 2017

15740913_10153960549425213_5118353360152785847_nMis comienzos

Mi visión era la playa, el trabajo, la familia y una casa sin pretensiones.

Yo no tenia grandes planes, solo quería disfrutar de lo que amaba; el paisaje, los estudios,  la vida en general.

En mi ignorancia pensaba que un bachiller en biología no tendría problemas en encontrar un trabajo. Vivía al margen del estado de la economía o las ofertas de trabajo. No sabia que en 1970 se había caído la industria azucarera, y que esa era la razón del aumento de las parcelas residenciales a mi alrededor. Recuerdo lo contento que estaba de no tener que soportar la ceniza y los sabotajes incendiarios provocados por los que necesitaban trabajar.

Tampoco entendí el sabotaje en Juana Díaz de la  torre retransmisora de energía eléctrica cerca de mi casa. Yo estaba allí, en la sala del TV, cuando pude ver como la torre se volvía blanca con la luz que salía de ella y el televisor parecía que iba a explotar. Esto ocurrió viviendo yo en el tope de la loma de mi sector.

Yo seguía el plan básico de estudiar  para trabajar, después, tuve que comenzar a tomar decisiones frente a los retos que la pobre oferta de trabajo en mi campo, tenia. A mitad de mi bachillerato, me di cuenta que lo mío era el teatro. Tendría que mudarme a Rio Piedras. Pero no quería abusar de la bondad de mis padres y permanecí en San German. Ya en la superior yo había tenido mi encuentro con las artes histriónicas. Escribí un libreto cursi llamado Triste Vispera y Alegre Navidad, para un curso de teatro que se resolvió todo en teoría teatral y una poesía coreada que nos llevo a competir en el Teatro La Perla, para confundirnos y quedar en tercer lugar.

Llegue a estar un año completo en el Dean’s List. Fui a la primera actividad en la casa del presidente, pero no pude asistir a la segunda. Allí conocí el árbol de Coca. Además me invitaron a pertenecer a la Sociedad científica de Tri-Beta. La iniciación fue sencilla y sin torturas. Se efectuo en los salones al lado de la escalera que llevaba a la capilla y la orientadora, mas alla la salida norte principal, donde están los antiguos escalones en ladrillo que pertenecieron a la primera estructura del Colegio Politécnico.

Al salir al duro pavimento de la realidad, me volvi positivista y decidi aprovechar las ofertas que solian tener en el Departamento de Instrucción en Ponce. Fui a la Oficina de Ponce Oeste, y me negaron trabajo por falta de créditos en educaciones. Al salir vi una puerta con un cartel que leia, Ponce Este, y me acorde que había que seguir tocando puertas. Alli poco le importo al que me atendio que no tuviera créditos en educación, y me ofrecieron un puesto en titulo 1 para maestro en destreza de matemáticas. Asi que comencé a trabajar en la escuela intermedia de La Cantera en el pueblo de Ponce. Se usaba el método de exámenes escritos como diagnósticos para saber que lecciones darle al grupo. A los que pasaban el primer nivel, se les administraba el examen del siguiente nivel.  A los que estaban rezagados se les ayudaba con clases relacionadas a las ecuaciones que no dominaban.  Mas no estuve mas de 3 semanas en dicha escuela, ya que me transfirieron a una elemental en Real-Anón. En la intermedia me tenia que enfrentar a muchachos mas altos que yo y menos flacos, que se paraban en la puerta a interrumpir. Recuerdo en una ocasión que me acerque al ‘gigante’ y lo encare para decirle que circulara, con mi expresión facial de macho como fronte. Me obedeció al instante. Di gracias a Dios cuando me dieron la noticia de mi traslado.

Mis buenos recuerdos de esas 3 semanas, eran los medios días cuando iba con mis compañeras a comprar emparedados a un puesto  de ventas. Allí oía a una de ellas usar frases en italiano de las cuales recuerdo la de tuti mundi.  Corria el año de 1976 y probablemente era septiembre u octubre, pues no comencé en agosto. Hace unos años atrás, recordando estos eventos, me acorde de su estatura y aspecto, y entendí su aficcion por el italiano. Era la típica puertorriqueña con ascendencia italiano-israelita. Años mas tarde conoci a una parecida a ella que usaba frases francesas como ‘est-ce  que le quoi’.

Desde un principio me di cuenta de  la necesidad de preparar ‘planes’, para los cuales no tenia habilidad ni experiencia. Tal vez había algún método o guía, y mi novia ya comenzaba como maestra escolar con un año de experiencia. Pero yo no podía manejar eso y me deprimía pasar mis noches perdido entre planes que no entendía bien. Recuerdo que me eche a llorar sobre ellos. Hable con mi madre y ella me dijo que siguiera adelante, porque un año de experiencia era una buena referencia de trabajo.

Ese año escolar ocurrieron dos eventos importantes para mi para el resto de mis días. Fueron dolorosos, y he meditado muchas veces en como pudieron resultar las cosas. Mas por la Gracia de Dios, pude seguir adelante sin mas tropiezos. El primero fue en relación a un estudiante amanerado que obviamente no tuvo un padre que se ocupara de disciplinarlo personalmente como para que aprendiera a respetar y obedecer a los adultos. Se dio con un joven maestro, inexperto y tan rabioso y no tan bien disciplinado como el. Llego a un punto en que levante una silla en lo alto y lo amenace con ella para que se largara del salón. Cuando se iba, le dije que me trajera a su padre, según creo, para darle con la silla a los dos, o algo así, eran palabras de guapetón. No recuerdo haberlo visto mas, y mucho menos en el comedor, el cual era mi salón improvisado. Yo pienso que este evento ocurrió por la tarde, después que se fueron las del comedor, al igual que en el segundo.

Un mediodía, después de almorzar, para lo cual había que ayudar en la fila de los estudiantes como condición, mi compañera de destrezas de ingles me invito un momento al pueblo a hacer una diligencia. Yo vi por allí a la principal o directora de la región, cuya oficina estaba frente a lo que hoy es la avenida que entra por Walmart de la #14, donde todavía hay una escuela.(?). Esta avenida lleva al lago Cerrillos y una urbanización llamada  Jardines del Caribe. Tiene una marginal relacionada a la de Valle Alto. Salude a la directora y seguí detrás de mi compañera para irnos en su auto. En aquella época teníamos una hora de almuerzo. Claro, ella se retrasó algo y llegamos unos minutos tarde. Al llegar al comedor, me encontré con el pequeño grupo de la 1 pm, y para mi sorpresa, con la directora. No recuerdo que me haya dejado pedir disculpas antes de comenzar a reconvenirme delante de mis estudiantes. Lo hacia en un tono que a mi me resultaba enojoso e irrespetuoso. Como me era claro que ninguna explicación serviría de algo, y que con ella nada resolvería, decidí, dejándome llevar del enojo, expulsarla, le dije que sino se largaba ella, me largaba yo. Y como permaneció, acto seguido me fui al patio a sentarme en una piedra de las grandes de rio que allí había regadas, pues el rio quedaba cerca. Allí medite un poco y tarareaba mientras me calmaba. Un buen rato después volví al salón, y comencé la clase, no viéndola por ninguna parte. No tardo en aparecer y se sentó callada a observar la clase, que era lo que me había dicho que era su razón de estar allí. Al final, me dio una buena evaluación, a mi, un inexperto rabioso que había llegado unos minutos tarde a su salón por andar haciendo diligencias. Aprendí una lección ese día, sobre el confrontamiento razonable y juicioso. Venticuatro años mas tarde recibí una sorpresa que me hizo pensar en las vueltas que da la vida como el boomerang y como se seguían cerrando los llamados círculos que comienzan como a los 30. Yo estaba seguro que sacaría ‘f’ por que no entendia que una cosa es la tarea y otra las relaciones interpersonales, las cuales son importantes para renovar contrato. Además de la maestra de destrezas de matemáticas, había un señor mayor que nosotros, alto y con mucha experiencia que enseñaba destrezas de español. Hay mucho todavía….continuara…

Anuncios

From → Sin categoría

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: