Skip to content

Calma.

octubre 4, 2016

Oye Alma, calla.

Estate quieta, quieta, quieta.

Deja que Dios hable, y no confíes en tus propios juicios.

Renuncia a tu propia prudencia y deja ir a tus propios razonamientos.

Deja que Dios entre y converse contigo en la sala  intima de tus pensamientos.

Reconoce su inteligencia y dale la bienvenida a su Sabiduría.

No olvides sus beneficios y recuerda todas sus misericordias, y entonces tu espíritu estará listo para recibir entendimiento.

Echa a un lado tus tareas y tus planes y reposa  a los pies de su Espíritu en la fresca conversación de su Palabra.

Escoge la Buena parte y se sabia.

Espera en su Poder.. y calla, entonces aprovecharas bien tu tiempo.

Anuncios

From → Sin categoría

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: